#Libros que he leído: La chica de los ojos turquesa de Jonaira Campagnuolo

portada_la-chica-de-ojos-turquesa_jonaira-campagnuolo_201503271250

Agradezco a Click Ediciones de Planeta de Libros por enviarme la novela: «La chica de los ojos turquesa» de Jonaira Campagnuolo.

Katherine Gibson es una chica universitaria que cursa el último año en la carrera de educación, es muy estudiosa, tiene unos bellísimos ojos turquesa que cubre bajo unas gruesas gafas de pasta y vivió un incidente en el instituto del que prefiere no acordarse. Ella ha estado enamorada desde que tiene uso de razón de Jeremy Collins, su vecino, quien también asiste a la misma universidad, Kingston Hill Academy.

Jeremy es una estrella de la natación, extrovertido, trabajador, además de mujeriego, por supuesto. Vive con su padre y su hermana menor. Su mundo perfecto se trastoca cuando su hermanita Claire Collins, de solo doce años, inesperadamente le pide ayuda con un problema. Jeremy jamás hubiera podido prever el “problemilla” que tiene la dulce Claire. Resulta que ella necesita perder la virginidad, pues sus amigas la presionan y ella no quiere ser excluida del grupo.

No les contaré más porque no quiero hacer spoiler. Solo diré que este hecho desencadena el resto de la historia. Jeremy acude a Katherine, la única que puede ayudarlo. Y a partir de esto, la vida les cambia por completo. Jeremy comienza a cuestionar su propio comportamiento a veces irresponsable, y cómo tarde o temprano debe asumir las consecuencias de sus actos. Para Katherine, ayudar a Claire también supone revivir un desagradable incidente de su pasado, pero se da cuenta que aquella dura experiencia le ofrece herramientas que le pueden ser útiles a Claire para tomar una decisión crucial. Por otra parte, la relación que nace entre Katherine y Jeremy es encantadora, va creciendo poco a poco y es conmovedora esta historia de amor que les permite a ambos superar los obstáculos que se les presentan.

Aparte de los protagonistas y Claire, me encantó el personaje de Maddie London, amiga de Katherine. Ella es la amiga que todos quisiéramos tener: alocada, extrovertida, es el “cable a tierra” en algunas situaciones porque expresa justo lo que está ocurriendo en un momento determinado sin adornos. Otro personaje importante es Martin Gibson, el padre de Katherine, quien a pesar de su severidad y rigidez nos sorprende al final con sus acciones y apoyo incondicional.

Una de las escenas que más me gustó fue la comida en el hogar de Jeremy Collins, es de una calidez arrolladora. Uno se siente bienvenido y aceptado en esa familia, que pareciera recibir a cualquiera con los brazos abiertos. Está muy bien logrado el contraste con el ambiente frío y tenso que se percibe en la casa de Katherine.

A lo largo de la historia se tratan aspectos actuales que enfrentan los miembros de toda familia, como el divorcio, las expectativas de los padres, la presión del grupo, la pesadilla de ser adolescente y sobrevivir para contarlo, entre otros. Me pareció interesante cómo se aborda el tema del sexo desde diferentes perspectivas, así como el bullying o acoso escolar, que es uno de los grandes protagonistas de esta historia.

Es imperdible la selección musical de temas que apoyan las escenas, como la canción «Invisible» de Taylor Swift, «Royals» de Lorde o «Dark Horse» de Katy Perry.

La chica de los ojos turquesa de Jonaira Campagnuolo es una adictiva novela romántica que recomiendo para ser leída no solo por los jóvenes sino también por los más adultos. Si fuera una película sería perfecta para ser vista por toda la familia, pues todos encontraríamos en ella un elemento con el cual identificarnos.

Lee la ficha completa de La chica de los ojos turquesa y conoce más sobre su autora, Jonaira Campagnuolo, en Planetadelibros.com.

 

Anuncios

#Libros que he leído en Kindle: Beatriz y Said: El inicio de su historia

beatriz-y-saidDebo comenzar esta reseña develando una pequeña confesión: me encanta la forma de narrar de Luisa M. Cisneros. Tiene, sin duda, un estilo elegante, una prosa refinada pero nada artificiosa que logra sumergir al lector de una forma natural dentro de la historia, Beatriz y Said: El inicio de su historia, la cual tiene su comienzo en el Reino de Valencia en el año 1348.

Beatriz es una joven de trece años que ayuda a su madre con las labores del hogar y que por esas cosas inexplicables del destino, conoce a Said. Esta forma de describir el primer encuentro entre los dos protagonistas es memorable y se advierte un hábil manejo del lenguaje por parte de la autora.

Uno de los aspectos que más me conmueve de las historias de Luisa M. Cisneros y que tuve oportunidad de leer en otra de sus novelas, Augurios y águilas, tiene que ver con la figura de los padres de los protagonistas. En el caso concreto de la novela que nos ocupa: Beatriz y Said, los personajes de Perpetua y Fátima, madres de ambos protagonistas, son inolvidables. A mi modo de ver, representan más allá de las raíces de los personajes, pues reflejan esa característica universal de todas las madres que es la de conocer a sus hijos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

También me gustó el hecho de que la historia transcurre con un trasfondo, una especie de río subterráneo, que se soslaya al comienzo de la lectura y que poco a poco va tomando fuerza pues es en realidad el eje de casi todas las acciones de la novela. Se trata de ese inminente mal que se cierne sobre el reino de Valencia y del que Said, nuestro protagonista masculino, conoce bien porque le ha tocado vivirlo muy de cerca.

Por último, es interesante cómo cada personaje responde al dios que pregona su creencia religiosa, y cómo se conjugan en esta novela las tres religiones monoteistas más importantes del mundo.

Dejo el resumen de amazon: Valencia, 1348. Para Beatriz, una muchacha cristiana experimentando cambios en su cuerpo y que pronto se convertirá en mujer, la vida parece predeterminada hasta que un suceso lo transforma todo por completo: encuentra una moneda de oro en el mar, que la atrae y la seduce, pero por la que casi se ahoga al intentar agarrarla. Afortunadamente es rescatada por un joven musulmán llamado Said. Desde entonces, surge entre ellos un amor puro pero condenado desde el inicio, ya que ambos pertenecen a distintas religiones y tanto sus padres, como sus respectivas comunidades, se oponen a que vivan su amor en plenitud. Al mismo tiempo, la tranquilidad del reino es perturbada por la presencia de una misteriosa y fatal enfermedad cuya característica principal es la aparición de manchas negras y que no tarda en propagarse. En una época plagada de prejuicios, hambre, resentimiento y superstición, un amor clandestino y prohibido como el de Beatriz y Said parece destinado a perecer al igual que el resto del reino de Valencia contagiado por la peste negra. ¿Podrá el amor y la esperanza ser el único remedio contra la desgracia?

Otra novela de Luisa M. Cisneros que tengo pendiente por leer es Guiomar: la joven que desafió su destino.