de Escribir es como respirar — EL BLOG DE MANUEL CERDÀ

Escribir es como respirar. En según qué circunstancias el aire viciado te lo impide, pero hay que seguir respirando, si no te mueres. Aun así, acabamos contaminados por la atmósfera que nos rodea sin siquiera darnos cuenta y conformamos la realidad a través de nuestro ánimo adulterado. Solamente en la ficción somos capaces de soportar […]

a través de Escribir es como respirar — EL BLOG DE MANUEL CERDÀ

Me encantó este post de Manuel Cerdá y lo comparto totalmente: Escribir para mí es como respirar…

#Libros que he leído en Kindle Edition: La solterona de Edith Wharton

41kb+TNjILL__SY346_Esta novela es, sin duda, una de mis favoritas.

“La solterona” es una deliciosa obra de sentimientos y que transcurre en mitad del siglo XIX en un barrio burgués de Nueva York. Dos primas, Delia y Charlotte, de una familia regia, son las protagonistas de esta bella historia. Delia, ya casada con un pudiente y respetado hombre, prepara la boda de su prima Charlotte. Pero poco antes de que ésta llegue a tener lugar, Charlotte le confiesa un secreto a su prima que procurará que dicho enlace se suspenda. A partir de entonces la vida de ellas quedará irremediablemente unida y tal misterio condicionará sus futuros.

Fuente: http://www.lalibreriadejavier.com/?p=25461

 

Mi opinión:

Tal vez soy una romántica sin remedio o tal vez tengo demasiada imaginación, pero si les soy sincera, debo confesar que secretamente guardaba la esperanza de que Joe Ralston apareciera luego de algunos años buscando a la pobre Charlotte, y me hubiera gustado asistir a un encuentro casual entre Delia y Clem Spender.

Hubiera sido interesante además conocer cómo le fue a Joseph Ralston y a Clem Spender o si alguna vez Tina sabría la verdad sobre su origen.

Lo cierto es que durante el diálogo decisivo entre Charlotte y Delia me agradó que las cosas se arreglaran entre ambas primas; sin embargo, me desconsoló el hecho de que de que era ya el final de la novela, quedé hambrienta, descontenta, y ávida de saber más sobre lo que les depararía la vida a las primas.

Una cosa que me llamó la atención fue observar que, en esta novela, las mujeres son quienes mueven los hilos de la historia, con los que tejen su propio destino. Es Delia quien pareciera dictar el guión de vida de Charlotte, pero en realidad el centro de la novela es Tina, pues por su nacimiento ocurre todo lo que ocurre: la inexplicable decisión de Charlotte de no casarse y su determinación a mudarse al campo.

En fin, es una novela corta con diálogos increíbles, que al terminar de leerla, quedamos con ganas de leer más.