#Tipos de editores de libros

 

Recomiendo esta página Web de Mariana Eguaras http://marianaeguaras.com/

En este arículo se nos aclaran los diferentes tipo de editores

Fuente:  http://marianaeguaras.com/tipos-editores-de-libros/

pen-631332__180

Muchas veces nos hacemos un lío mental cuando hablamos de “editor”, porque no sabemos exactamente a cuál de los varios tipos de editores de libros nos referimos. O, para más lío, a qué tipo de editor se refiere nuestro interlocutor. (Por supuesto, hablamos de editores de libros, no de editores videos o de sonido).

La confusión más común es denominar “editor” al “publicador” (publisher en inglés), cuando un editor puede ser publisher, pero un publisher puede no necesariamente ser editor. También podemos llamar “editor” al componedor o maquetador de una publicación, al que adquiere derechos de publicación y a quien trabaja el texto conjuntamente con el autor.

Entonces, ¿qué es un editor?, ¿cuáles son sus tareas y responsabilidades? En definitiva:  ¿de qué hablamos cuando hablamos de editores de libros?

El título de “editor” es amplio y más aún en la traducción del inglés al castellano. En inglés podemos encontrar denominaciones como acquiring editor, commissioning editor, copy editor, line editor, managing editor, production editor, project editor y el más genérico book editor. En castellano, a todos estos perfiles profesionales solemos traducirlos por “editor”.

Distinguir entre los distintos tipos de editores de libros no suele ser sencillo, ya que no existen límites nítidos que determinen dónde comienza y dónde acaba la labor de cada uno de ellos. En el libro Manual de edición literaria y no literaria, que conforma la serie Libros sobre Libros, encontramos algunas respuesta a estas preguntas.

Por tanto, en esta entrada intentaré nombrar los tipos de editores de libros que conozco y definir sus perfiles. Como toda lista, es enunciativa y no limitativa 😉

#Diferenciación de los tipos de editores de libros

— Editor de adquisiciones – Director editorial: (acquiring editor – acquisitions editor) es el editor principal, el tipo de editor que más importancia tiene dentro de la estructura editorial.

En definitiva, es el director editorial, el editor sénior. Aunque la traducción del inglés sería “editor de adquisiciones” en castellano conocemos este perfil más por “director editorial” (managing editor) que, por otro lado, en inglés suele llamarse “editor jefe” (editor in chief), sobre todo en prensa.

La función principal de este perfil de editor es contratar o “comprar” derechos de obras y obtener contratos editoriales firmados por parte de los autores o sus agentes editoriales.

Es quien investiga y busca posibles obras para ser publicadas por la editorial para la que trabaja. Es el editor que negocia, el que visita las ferias de libros, el que se reúne con agentes literarios, contacta autores e idea libros por encargo.

Es el editor con un perfil más ejecutivo y empresarial, con mucha libertad de acción dentro de la empresa editorial. De su criterio empresarial, su sagacidad en detectar autores que vendan libros y su capacidad de negociación depende el funcionamiento de la empresa editorial.

En el libro Gestión de proyectos editoriales: Cómo encargar y contratar libros David Gilles menciona que en Estados Unidos al editor de adquisiciones también se lo llama coordinador editorial (commissioning editor). Desde mi punto de vista y más allá del título, lo importante reside en las labores, ya que un coordinador editorial puede editar pero también no hacerlo, y limitarse a las tareas de organización y coordinación.

 

— Editor de contenido – Editor de mesa: (copy editor) es el editor que trabaja con el texto de un autor, el editor que realiza el editing de un manuscrito antes de ser publicado. Es frecuente que esta labor se combine con la corrección de estilo. A veces, incluso, se lo confunde con el corrector ortotipográfico o con el corrector de pruebas o galeradas (proofreader).

Personalmente, prefiero denominar a este tipo de editor como “editor de contenido” frente a “editor de textos”, ya que la primera denominación es más amplia. Muchos libros van más allá del mero texto e incluyen tablas, gráficos e imágenes; por ejemplo, los libros de no ficción o los libros ilustrados. Este editor también debe velar por la calidad de estos elementos gráficos y de las imágenes, además del texto.

En libros muy específicos de X temática, el editor de contenido es un experto en el tema que aborda el libro pero puede no saber sobre edición. Por ejemplo, es muy común en publicaciones científicas (libros y revistas) la figura del “referato” (revisión por pares [peer review]) o “árbitro” (referee), que vela por la pertinencia de los contenidos a publicar.

 

— Editor – Propietario de la editorial: muchas veces llamamos “editor” al dueño de la empresa editorial, pero puede que este no gestione derechos ni trabaje el texto de los autores, ni componga publicaciones. En otros casos, puede realizar las diferentes labores de edición además de ser quien ha creado la empresa (sobre todo en pequeñas editoriales).

Si el propietario de la editorial es un inversor, incluso tal vez no tenga idea de lo que es la edición y publicación de libros, ya que se limita a facilitar los medios de financiación de la editorial (con el ojo puesto en los resultados, claro está).

El idioma inglés cuenta con dos palabras distintas para denominar a uno y otro: editor y publisher, pero en castellano no contamos más que con la expresión “editor” para hacer referencia a ambos.

 

— Editor de proyecto – Coordinador editorial: es quien supervisa todas las etapas de producción de un libro y se asegura que los procesos sean cumplimentados en tiempo y forma. En el sector editorial, es el perfil que conocemos como coordinador editorial.

Es el tipo de editor que trata a diario con el autor, el que solicita presupuestos a los posibles colaboradores que intervienen en la edición de la publicación y a las imprentas. También es el perfil de editor que se encarga de que cada uno de los procesos se realicen en el tiempo y la forma que han sido pactados.

Este tipo de editor, aunque no realice algunos de los servicios editoriales que coordina, debe conocerlos lo suficiente para velar por la calidad de estos. Debe tener suficiente formación para saber que los servicios que realizan otros profesionales están ejecutados de manera adecuada.

Dentro del mundo del libro no suele utilizarse la expresióneditor de proyecto”, sino más bien la de coordinador editorial o “coordinador” a secas. Sin embargo, sí se utiliza con frecuencia en otros ámbitos como el del software o la tecnología en general.

 

— Editor digital: es un perfil que tímidamente comienza a aparecer, que considero necesario y cada vez más. Un editor que posea formación en el sector editorial tradicional, pero que además piense en clave digital, que analice cómo el mundo del libro puede imbricarse con el digital y a la inversa.

Entre sus funciones destacan “alentar (y ayudar) a sus autores a tener una presencia activa en línea” (…) agregar valor al proceso editorial 2.0, en calidad de especialista en la planificación y ejecución de un eje central digital, gestionando autores y sus contenidos, facilitando la comunicación entre las comunidades de lectores y autores, la gestión de sus datos y la información a diversos niveles, temas, aplicaciones y contextos” (Actualidad Editorial).

Para poder realizar lo mencionado en el párrafo anterior, demás está decir que tiene que conocer al dedillo cuestiones tales como los formatos de libros electrónicos; HTML, XML y JDF; funcionamiento de redes sociales, blogs y páginas web, etc.

 

— Editor técnico: en según qué ámbitos, se suele llamar “editor técnico” al maquetador, maquetista o componedor. Por ejemplo, cuando trabajé en el servicio de publicaciones de un banco comencé a hacerlo como editora técnica, porque era quien me encarga del formato de las publicaciones.

Trabajaba codo a codo con el editor de contenido o referato, que era quién daba el visto bueno al contenido. Como editora técnica, mi tarea era dar forma a esos contenidos y mi responsabilidad residía en establecer cómo serían presentados esos contenidos y ejecutar las acciones necesarias.

Así, debía velar por la calidad de la publicación impresa y del PDF interactivo que se subía a la web del banco y se enviaba por correo electrónico, tanto de la apariencia o estética como del correcto funcionamiento en el caso del PDF. Lo mismo aplicaba para otro tipo de piezas gráficas, los boletines o newsletters online, las comunicaciones internas, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s